Bienvenido a Iuscanonicum, el sitio de derecho canónico

El Papa modifica la Ley Penal del VaticanoReducción de penas, posibilidad de acordar un programa de trabajos de utilidad pública y actividades de voluntariado, suspensión del juicio en caso de impedimento legítimo por parte del acusado: el sistema de justicia penal del Estado de la Ciudad del Vaticano se ha actualizado y sus normas se han remodelado para responder a las necesidades de los tiempos con más garantías. Así lo dispone el motu proprio del Papa Francisco publicado hoy, que aporta cambios en materia de justicia en la legislación del Estado.

El Papa Francisco señala que las necesidades que han surgido, incluso recientemente, en el ámbito de la justicia penal, con la consiguiente repercusión en la actividad de quienes, en diversas funciones, se dedican a ella, exigen una atención constante para remodelar la actual legislación sustantiva y procesal que, para algunos aspectos, se ve afectada por criterios inspiradores y soluciones funcionales ya superadas. Por estas razones, siguiendo el proceso de continua actualización dictado por las cambiadas sensibilidades de los tiempos, el Pontífice publica tres nuevos artículos de la ley.

Carta apostólica
en forma de «Motu proprio»

Spiritus Domini

Del Sumo Pontífice
Francisco

Sobre la modificación del can. 230 § 1 del Código de Derecho Canónico
acerca del acceso de las personas de sexo femenino al ministerio instituido
del lectorado y del acolitado.

El Espíritu del Señor Jesús, fuente perenne de la vida y misión de la Iglesia, distribuye a los miembros del Pueblo de Dios los dones que permiten a cada uno, de manera diferente, contribuir a la edificación de la Iglesia y al anuncio del Evangelio. Estos carismas, llamados ministerios por ser reconocidos públicamente e instituidos por la Iglesia, se ponen a disposición de la comunidad y su misión de forma estable.

Carta Apostólica
en forma de «motu proprio»

del Sumo Pontífice
Francisco

«Authenticum charismatis»

Con la cual se modifica el can. 579 del código de derecho canónico

«Un signo claro de la autenticidad de un carisma es su eclesialidad, su capacidad para integrarse armónicamente en la vida del santo Pueblo fiel de Dios para el bien de todos» (Exhortación. Ap. Evangelii gaudium, 130). Los fieles tienen derecho a ser advertidos por los Pastores sobre la autenticidad de los carismas y la fiabilidad de los que se presentan como fundadores.

Carta apostólica
dada en forma de motu proprio

«Ab initio»

Por la cual se modifican
los cánones 431 §1 y 506 §1
Del Código de los Cánones de las Iglesias orientales

Desde los primeros días de la Iglesia, algunos fieles se sintieron llamados a consagrar sus vidas de manera especial al servicio de Dios y de sus hermanos, dando testimonio ante la comunidad de su desprendimiento del mundo a través de lo que más tarde se convertiría en la profesión de los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia.

A las experiencias individuales siguieron, primero en Oriente y luego en Occidente, las de la vida fraterna común, marcada por las prescripciones de una Regla y la sumisión al Superior.

El administrador diocesano y el gobierno de la sede diocesana vacanteEl derecho de la Iglesia, ante la eventualidad de que una sede diocesana se quede vacante, establece un sistema que garantiza que la diócesis seguirá gobernada hasta que el Papa designe el nuevo Obispo. En este sistema juega un importante papel el administrador diocesano.

Antes de continuar, se debe aclarar que, aunque el nombre que designa este oficio eclesiástico puede llevar a esta confusión, el cargo del administrador diocesano no se refiere a la administración económica de la diócesis. En el derecho de la Iglesia, quien cumple esta función es el ecónomo diocesano. El administrador diocesano es aquel que se hace cargo interinamente del gobierno de una diócesis en el supuesto de que esta esté vacante.

Iuscanonicum - Derecho Canónico en la web  Avisos legales