Timber by EMSIEN 3 Ltd BG
There are no slide to show, Please make sure you have configured SlideShow correctly.
Prev Next

Ius Canonicum - Derecho Canónico - Noticias de 2014

El cardenal canadiense Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, ha propuesto hoy una “renovada pastoral de la misericordia en fidelidad a la tradición católica” para el matrimonio y la familia, que permita también “ayudar a las familias en situación irregular, que, aun así, aspiran a una vida de gracia auténtica”.

Durante la apertura del Año Judicial del Tribunal Eclesiástico de la archidiócesis, el cardenal ha pronunciado la lección magistral titulada “El matrimonio y la familia en la sacramentalidad de la Iglesia. Desafíos y perspectivas”, y ha recordado cómo “el papa Francisco ha comparado la misión de la Iglesia en el mundo actual con un `hospital de campaña´ que cura a tantos heridos caídos en el campo de batalla”.

Esta imagen “se adapta perfectamente a la situación del matrimonio y de la familia, que desde hace algunas décadas padece un grave deterioro no sólo en el plano de la vida de las parejas, sino también a nivel de legislaciones contrarias a los valores tradicionales de la institución familiar, promovidas por grupos de presión aprovechando la mentalidad relativista dominante”, ha indicado.

Además, ha recordado también que el próximo Sínodo Romano de los Obispos tendrá la tarea de examinar la situación de las familias de hoy y de “ofrecer orientaciones pastorales capaces de fortalecer a las parejas que han permanecido fieles a pesar de todos los vientos contrarios, de curar a las personas heridas por un fracaso en el amor, de ayudar a las familias en situación irregular, que, aun así, aspiran a una vida de gracia auténtica”.

Una “pastoral de la misericordia” que salve del “temor a entregarse”

Ángel en la Iglesia de los jesuitas. Lucerna (Suiza)En su intervención, ha expuesto que “una pastoral de la misericordia debe en primer lugar preocuparse de salvar al hombre y a la mujer del temor a entregarse, que obstaculiza en gran medida cualquier búsqueda de felicidad”. De hecho, “muchos creen hoy que la complejidad de las situaciones matrimoniales, la lentitud de los procedimientos jurídicos para evaluar la validez de las uniones, el ejemplo de la tradición ortodoxa y las prácticas no oficiales que se difunden por solicitud pastoral, sin olvidar la oleada de esperanza suscitada por la predicación del papa Francisco, exigen de parte de los pastores una reflexión y unas iniciativas innovadoras que respondan a los nuevos desafíos de la evangelización” .

A este respecto el purpurado ha asegurado que “comparto esa esperanza y esa convicción, aun creyendo que, con ocasión de los debates en curso, el Espíritu Santo nos indicará caminos de renovación en fidelidad a la tradición católica”, y ha puntualizado que “tradición no significa inmovilismo, sino más bien progreso de una realidad viva que cambia y se adapta sin perder la propia identidad”.

Más adelante, ha expresado la necesidad de “una pastoral renovada del matrimonio y de la familia que debe dar a conocer mejor la herencia del Concilio y la hermenéutica adecuada que de él ha hecho el beato Juan Pablo II”.

Sacramentalidad de la Iglesia basada en la relación esponsal con Cristo

En su lección magistral, el cardenal Ouellet ha destacado “la dimensión misionera que adquieren los sacramentos, ya que son la visibilidad de la Iglesia a los ojos de las naciones”. A su vez, “la sacramentalidad de la Iglesia se basa en la relación esponsal entre Cristo y la Iglesia, de la que habla San Pablo en la Epístola a los Efesios para fundar el valor sacramental del amor conyugal entre un hombre y una mujer”, y ha considerado “providencial y profético” que el Concilio Vaticano II haya reafirmado el valor del matrimonio y de la familia, “cuando la secularización de las culturas y de las sociedades generaba gradualmente una crisis antropológica sin precedentes”.

A este respecto, el purpurado ha reconocido que “la pastoral de la Iglesia está todavía lejos de poner en acto la nueva evangelización del matrimonio y de la familia recomenzando desde Cristo y desvelando la belleza de la familia como Iglesia doméstica”, tal y como promovió por el Concilio y “relanzó” la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio”.

Por otra parte, “el sacramento del matrimonio no se limita a ayudar a los cónyuges a realizar los fines naturales de su unión, a saber, la unidad de los esposos, la procreación y la educación de los hijos, sino que eleva el amor humano a la dignidad de signo sacramental”, ha dicho el cardenal Ouellet, que ha defendido “la vocación al matrimonio como vocación a la santidad, una santidad conyugal y familiar que revela y encarna concretamente en el mundo la verdadera naturaleza de la Iglesia como Esposa de Cristo”.

Divorciados y vueltos a casar que aspiran a “regularizar su participación en la vida eclesial”

En cuanto a los divorciados vueltos a casar que aspiran a “regularizar su participación en la vida eclesial”, el prefecto de la Congregación de los Obispos ha invitado a “acoger calurosamente su disponibilidad para un camino de conversión, penitencia y crecimiento espiritual” y ha insistido en que “respetando profundamente la diversidad de situaciones y responsabilidades, en caso de fracasos no susceptibles de una solución jurídica adecuada, se les debe ayudar a restablecer su vida de unión con Cristo en su nueva situación, pero con el límite impuesto por la verdad de los sacramentos de la Iglesia”, a través de un “renovado anuncio de la misericordia fuera de un contexto propiamente sacramental”.

Además, “como en el caso de los no cristianos o de otros cristianos en los que Dios no está ligado al orden sacramental, la misericordia de Dios actúa de todos modos internamente en sus vidas”, ha aclarado el cardenal Marc Ouellet, quien, de todas formas, ha hecho un llamamiento para que “ni nos dejemos encerrar en una problemática estrecha de los divorciados vueltos a casar, ni en una visión estrecha de la comunión sacramental”.

Facilitar la resolución de los casos de nulidad”

Al término de su lección magistral, ha invitado también a “buscar, al mismo tiempo, facilitar la resolución de los casos de nulidad”. A este propósito, ha considerado que el trabajo de los tribunales matrimoniales “es hoy más esencial que nunca para discernir los casos de invalidez del matrimonio a partir del examen de la verdad del vínculo conyugal en que basa el reconocimiento o no de invalidez”.

Este trabajo “debe realizarse con objetividad e imparcialidad, en un auténtico espíritu pastoral, teniendo en cuenta la fidelidad de la Iglesia, el misterio de la Alianza y la ley suprema de la salvación de las almas”.

También ha instado a que “el diálogo pastoral con los solicitantes del matrimonio, realizado con respeto y cordialidad, debe hacerles entender la obligación de la Iglesia con respecto a la verdad de los sacramentos de la fe”.

En cualquier caso, “no se debe subestimar el potencial evangelizador constituido por una solicitud de celebración del matrimonio dirigida a la Iglesia”, ha indicado el purpurado canadiense, que se ha mostrado convencido de que “pocas situaciones humanas son tan propicias para la proclamación del Evangelio y el encuentro con Cristo como el acontecimiento de amor entre un hombre y una mujer que les hace experimentar algo del misterio de Dios que es amor”.

De igual manera, ha concluido que el “futuro de la evangelización de la humanidad pasa por la familia” y que la familia es “el gran recurso para llevar a cabo una auténtica conversión pastoral en una Iglesia toda ella misionera”.

Fuente: Agencia AVAN

Me gusta

Busque en este sitio

Hazte fan

Quién está en línea

Hay 126 invitados y ningún miembro en línea

Libro recomendado

¿Nos casamos o nos vamos a vivir juntos?

Descarga destacada

Libro electrónico Nulidades matrimoniales, de la abogada Rosa Corazón, en formato epub, nueva edición actualizada.

Nulidades matrimoniales

Disponible para la descarga en esta web por gentileza de la autora